Jaguares venció a Chiefs y sigue haciendo historia en el Súper Rugby

Jaguares volvió a hacer historia al meterse en las semifinales de la edición 2019 del Súper Rugby, tras vencer a Chiefs por 21-16 en un partido durísimo disputado en cancha de Vélez Sarsfield ante una muy buena concurrencia.

La franquicia argentina arrancó muy bien, pero luego le costó frenar a un conjunto neozelandés que fue durísimo en el contacto y que durante buena parte del encuentro dominó el scrum, acaso la única pesadilla de Jaguares en esta temporada.

Logró pasar al frente la visita e incluso tomó una ventaja de más de un try en el inicio de la parte complementaria, pero los argentinos no se desesperaron, comenzaron a jugar con más dinámica, dieron vuelta la historia y en el cierre defendieron con actitud y agresividad, como lo han hecho durante la mayor parte del año.

Matías Moroni, autor de uno de los tries del vencedor, fue la figura de un equipo que no brilló pero tuvo gran actitud y fue un justo vencedor.

El próximo fin de semana, otra vez en Liniers, tendrá la posibilidad de alcanzar la final cuando se mida con el ganador del partido que mañana sostendrán en Canberra, los australianos de Brumbies y los sudafricanos de Sharks.

El partido no pudo haber arrancado mejor para el equipo argentino: tras la salida, Guido Petti recuperó una pelota y tras un par de fases Pablo Matera se metió en el ingoal neozelandés para abrir la cuenta.

Cinco minutos más tarde, tras un buen movimiento, el ex jugador de Alumni y actual capitán de Los Pumas estuvo cerca de marcar el segundo pero fue frenado a un metro del ingoal y luego la acción se diluyó.

Hasta ahí era todo del equipo argentino, que incluso llegó a aumentar a través de un penal de Joaquín Díaz Bonilla al promediar la etapa. Pero de golpe los conducidos por Gonzalo Quesada perdieron el control de la pelota y el timón cambió de manos.

 

Achicó Chiefs con un lindo try de Lachlan Boshier, tras buena acción de Brad Weber. Una jugada que generó bastante polémica no por ella en sí misma, sino por la anterior, en la que el árbitro debió marcar un scrum en favor del local pero dio una ventaja que Jaguares no pudo disfrutar ya que enseguida volvió a tener la pelota Chiefs.

Y aquí vale resaltar un punto importante: Glen Jackson, además de ser neozelandés, jugó en Chiefs durante fines de los 90 e inicio de los 2000. No tuvo una actuación muy feliz en el encuentro, como en esa acción y dejando pasar varias pelotas torcidas lanzadas por la visita, al igual que variadas mañas en el scrum. Sanzar debió tener en cuenta aquel detalle para evitar suspicacias que quedaron flotando en el aire.

Un penal de Jack Debreczeni le permitió al visitante pasar al frente y el parcial se cerró 10-8 en su favor. El encuentro estaba abierto para cualquiera de los dos.

Pareció que la balanza se iba a inclinar para Chiefs, que tomó ocho puntos de ventaja con dos penales, pero un gran try de Moroni volvió a poner en partido a los argentinos que en esa segunda parte se animaron más a jugar y no utilizaron tanto el pie.

Y luego dos penales de Díaz Bonilla le permitieron a los de naranja y negro sacar cinco de ventaja que Chiefs ya no pudo revertir. Porque chocó con una defensa implacable, la que brilló en casi todo el certamen.

Jaguares aguantó y festejó su primer pase a semifinales. Lo hizo a lo grande, con Moroni pescando una pelota y generando un penal que Díaz Bonilla hizo volar a las pobladas tribunas de la cancha de Vélez Sarsfield.

En siete días estos titanes tendrán una nueva posibilidad de hacer historia. ¿Será Brumbies el rival? ¿Será Sharks? Los dos cayeron en el José Amalfitani este año y no será extraño que la historia se vuelva a repetir.

Deja un comentario