Roger el máximo goleador de la SLAR 2021

En un partido final que tuvo tensión, buen juego, paridad y mucha energía, el equipo argentino se consagró campeón de la primera edición de la Superliga Americana de Rugby al imponerse a Peñarol Rugby por 36 a 28. El apertura santiagueño, Martín Roger, volvió a ser la carta de su equipo para aumentar y terminó como el máximo goleador del campeonato. El ex Santiago Lawn Tennis Club en la final anotó todas la que tuvo a los palos, consolidando su infalibilidad, sumando dos conversiones y tres penales, para totalizar 13 puntos de los 125 tantos que cosechó a lo largo de la competencia.

 

Una de las frases más dichas y repetidas en partidos definitorios de cualquier torneo de cualquier deporte y a todo nivel es “las finales se ganan”. Hoy, ese precepto se cumplió a rajatabla. No hubo ninguna excepción que confirmara la regla y en esta final, Jaguares XV la ganó porque la tenía que ganar e hizo todo cuanto estuvo a su alcance para, por un lado, desactivar la defensa que le propuso Peñarol Rugby y por otro, para tomar cada una de las chances que le pasaron por delante para anotar en momentos claves. También, para impedirle a Peñarol Rugby anotar.

Los delanteros aurinegros respondieron acorde a las expectativas de una final y como se había previsto, ninguno de los dos partidos anteriores iba a ser referencia y sí, la semifinal que planteó Olimpia Lions, que fue el que mostró dónde o cuál era el camino para cerrarle las puertas a Jaguares.

Lo logró Peñarol, pero en ese ponerse a trabajar para mantener a raya a su rival, fue dejando por el camino oportunidades de puntos que le hubiesen venido perfecto como premio a tanto desgaste para ir metro a metro buscando el lugar para pasar. Cada pelota en disputa o dividida, Jaguares la aprovechó a su favor. Así llegaron los tries argentinos en el primer tiempo.

Roger anotó la que tuvo a los palos, consolidando su infalibilidad. Jaguares, precavido, evitó cometer penales en su campo para no darle la posibilidad al apertura de anotar.

La pelota tuvo momentos de mucho vuelo. Y el vuelo no por el traslado veloz, sino más relacionado con ir por el aire patada tras patada a la búsqueda del error rival, que vale decir, hubo poco de los dos lados a pesar de los nervios notorios y palpables. Ninguno quería equivocarse ni hacer una de más. Por eso, Jaguares arriesgó menos y Peñarol Rugby se mantuvo en su plan de juego, a la búsqueda de que su rival se equivocara.

Mereció mejor suerte -puntos- el equipo uruguayo en la primera parte, hay que decirlo. Pero no se tuvo tanta fe.

En la segunda parte, una jugada pudo haber cambiado el desarrollo del partido. El try de Echeverría a los dos minutos del complemento que a instancias del TMO no fue convalidado, devino en un penal para Jaguares y un par de jugadas más tarde, en try. Peñarol sintió el golpe y al poco tiempo, otro try más de Jaguares parecía que empezaba a destrabar el partido a su favor al igual que en los partidos de grupo cuando ocurrió algo similar, pero no.

Peñarol empezó a tomar un poco más de relevancia, de iniciativa, de quemar naves para volver al partido y lo consiguió. Dos tries lo pusieron a dos puntos de distancia con quince minutos por jugar, se mostró impetuoso y listo para dar el golpe. Sin embargo, Jaguares nuevamente aprovechó la que tuvo -la que le dieron sus rivales- y de una patada cruzada devino en varios scrums a cinco metros que trajeron primero, una tarjeta amarilla para un jugador y después, un try penal que casi era la sentencia del partido.

Hubo tiempo para dos tries más, uno por lado, pero la suerte ya estaba echada. La final, ambos la jugaron para ganarla porque de eso se tratan la finales. Le salió un poco mejor a jaguares porque fue más oportunista y sus backs nuevamente tomaron las que tuvieron. Para Peñarol quedará el sabor agridulce de saber que estuvo muy cerca, que jugó un gran partido, pero le faltó un poco más en su mejor partido del torneo.

De todas formas, para el campeón, su juego, su intensidad y el logro, es indiscutible.

Santiagueño y goleador
Martín Roger Farias demostró que fue una de las figuras que tuvo el certamen con actuaciones sobresalientes. El número 10 de Peñarol con pasado en el Santiago Lawn Tennis y Club Atlético San isidro (CASI) fue el máximo goleador tras disputarse 10 fechas en la fase clasificatoria y dos contabilizando semifinales y final. El santiagueño sumó 125 puntos fruto de 25 penales y 25 conversiones. En tanto, en el segundo lugar quedó Máximo Ledesma (Olimpia Lions, Paraguay), con 108 tantos; tras anotar 25 penales y 13 conversiones. Por último haciendo un podio imaginario encontramos a Tomás Albornoz de Jaguares XV con 98 puntos, tras apoyar 5 tries, 1 penal y 35 conversiones.

Síntesis
Jaguares XV (36): 
Federico Wegrzyn, Martín Vaca, Juan Pablo Zeiss; Federico Gutiérrez, Franco Molina, Lautaro Bavaro, Juan Martín González, Francisco Gorrissen,; Felipe Ezcurra, Tomás Albornoz; Tomás Cubilla, Juan Pablo Castro, Agustín Segura, Tomás Cubilla; Juan B. Daireaux. Entrenador: Ignacio Fernández Lobbe.
Tries: Cubilla (3), Daireaux, Segura, Try penal
Conversiones: Albornoz (2)
Peñarol Rugby (28): Juan Echeverría, Guillermo Pujadas, Diego Arbelo; Felipe Aliaga, Nahuel Milan; Manuel Ardao, Santiago Civetta, Conrado Roura; Manuel Nogues, Martín Roger; Nicolás Freitas, Andrés Vilaseca,  Tomás Inciarte, Juan Manuel Alonso; Baltazar Amaya. Entrenador: Pablo Bouza.
Tries: Amaya, Vilaseca, Gattas
Conversiones: Martín Roger (2)
Penales: Roger (3)
Amarillas: Pomponio
Árbitro: Damián Schneider (Argentina)
Cancha: Estadio Charrúa.
Instancia: Final de la Copa de la Superliga Americana de Rugby
Fecha: Sábado 15 de mayo del 2021.

Deja una respuesta